no en da fr de nl
Keep-it

¿Es usted un buen guía de viaje para sus alimentos?

​El viaje de los alimentos comienza en las instalaciones del fabricante y, durante todo el recorrido hasta que acaban en la bolsa de la compra, alguien se ha encargado de que se mantengan lo suficientemente fríos. Pero, ¿qué ocurre una vez que usted se hace cargo de la responsabilidad? Y, ¿a partir de qué punto se considera lo suficientemente frío?

El viaje de los alimentos comienza en las instalaciones del fabricante y, durante todo el recorrido hasta que acaban en la bolsa de la compra, alguien se ha encargado de que se mantengan lo suficientemente fríos. Pero, ¿qué ocurre una vez que usted se hace cargo de la responsabilidad? Y, ¿a partir de qué punto se considera lo suficientemente frío?

Los alimentos que compra y que lleva a casa a menudo han recorrido un largo camino antes de acabar en las cámaras de refrigeración de las tiendas. Durante todo el viaje desde las instalaciones del fabricante, el mayorista y hasta aquellos que desembalan la mercancía en la tienda, alguien ha tenido como tarea principal asegurarse de que el producto se mantiene a una temperatura máxima de 4 grados.

En Noruega, es un requisito legal para los fabricantes y las tiendas mantener esta temperatura de refrigeración. Por tanto, cuando el producto se introduzca en la bolsa de la compra será la primera vez que se exponga a fluctuaciones de temperatura que nunca antes había experimentado, y que tampoco se han tenido en cuenta para el marcado de fecha. Quizás introduce la bolsa de la compra en un coche caliente, la deja en el pasillo mientras se desviste, la deja durante un tiempo en la encimera de la cocina mientras desempaqueta los productos y la pone dentro de un frigorífico aparentemente  frío, pero tal vez no lo suficiente. Su frigorífico no está sujeto a requisitos legales, por lo que le resultará difícil saber si hay 4 o 6 grados en su interior.  

Entonces, ¿cómo podrá saber que los alimentos son comestibles si no controla por completo la temperatura a la que han estado expuestos? A continuación se proporcionan algunos consejos sobre lo que puede hacer:

1. Sepa que la fecha de caducidad es fiable, pero se presupone que el alimento ha estado almacenado a la temperatura correcta. Por tanto, es importante entender cómo afecta la temperatura a la vida útil. Por ejemplo: Si un producto de pescado está destinado a conservarse durante doce días a 4 grados, la vida útil se reducirá si se guarda a más de 4 grados. Por el contrario, la vida útil aumentará si el pescado se guarda a menos de 4 grados.

2. Al llevar los alimentos a casa, no los deje en un coche caliente ni en un pasillo exterior con calefacción por suelo radiante durante mucho tiempo antes de introducirlos en el frigorífico.

3. Asegúrese de que la temperatura del interior del frigorífico es de 4 grados como máximo.  La fecha de caducidad está basada en esta temperatura máxima; por otra parte, las bacterias comienzan a desarrollarse cuando la temperatura aumenta por encima de 6,5 grados.

4. Sea inteligente al apilar los alimentos en el frigorífico. Puesto que el calor se desplaza hacia arriba, sitúe siempre los productos perecederos como la carne y el pescado en la parte inferior donde está más frío, justo sobre el cajón de verduras.

5. No coloque los alimentos demasiado juntos.

6. No guarde la leche en la puerta, ya que aquí es donde la temperatura varía más. La leche también es sensible a la temperatura. Los cartones de leche con tapón de rosca se pueden tumbar sin problemas.

7. No introduzca alimentos calientes en el frigorífico, ya que ello puede provocar que la temperatura aumente. Tampoco los deje en la encimera de la cocina durante mucho tiempo; enfríe los alimentos en una caja puesta en agua fría antes de introducirlos en el frigorífico. 


El indicador Keep-it® supervisa constantemente la temperatura a lo largo del tiempo, y muestra la vida útil restante real de un producto. Asi es como.


Recomendado